Archive for the ‘cosas importantes’ Category

bichines!

Ahora que he captado vuestra atención con ese título que sé que os tira de las fibras sensibles, lo siento, esto en realidad es un post de spam sobre mi libro :D

Nah, just kidding, hablemos de bichines.

La familia de gorriones de la que se nutrirá mi ejército de bichines sigue prosperando y ya han sacado adelante una nidada este año :D Uno de los adultos se ha acostumbrado a ponerse a chillar en la esquina del tejado durante todo el día, haya comida o no. A veces salgo a la terraza y le pregunto muy dramáticamente qué quiere de mí, puños alzados al cielo incluidos, pero se limita a callarse durante tres minutos antes de dar un par de saltitos y seguir con el ataque de caspa. Me agobia un poco. Siento que le estoy decepcionando.

Bichín! (foto vieja, I know)

Bichín! (foto vieja, I know)

En general los gorriones de mi tejado son bastante más rancios que los de pueblo, confirmando el estereotipo de que en Santander somos unos estirados. Sin ir más lejos el otro día en una terraza de Pedreña a este señor no hizo falta ni sobornarle:

Y no se me subió a la cabeza porque llegaron unos canis discutiendo a voz en grito

Y no se me subió a la cabeza porque llegaron unos canis discutiendo a voz en grito

También tenemos a la familia de vencejos con ansiedad social de los últimos años. El otro día uno casi se mata porque si miras hacia el agujero justo cuando va a entrar les entra la cosa de “no! no podemos dejar que descubran nuestro escondite!” y viran en seco y hacen como que el nido no es suyo. El año pasado me costó una semana convencer a mi padre de que había en efecto un nido de vencejos en el tejado precisamente por esto.

Para terminar, si me seguís en Twitter también sabréis que anda por aquí una cría de halcón adicta al riesgo al que un día se le va a acabar la suerte. Esta semana ya le hemos visto escapar por los pelos dos veces de las gaviotas del barrio, que son muy de barrio y muy chungas. Si esas gaviotas fueran personas serían el grupo ese de adolescentes que hacen que des un rodeo cuando están en el parque de al lado de casa, así que no sé qué clase de problema o instinto suicida tiene ese halcón pero vivo aterrorizada con el día en que sea testigo totalmente involuntario de un halconicidio porque aquí el warboy controló mal la huida entre los eucaliptos del bardal y le trincaron las malas pécoras estas.

(Hay una que se posa en la terraza sólo para buscar a mi padre, que suele estar sentado al ordenador al lado de la ventana, y le llama haciendo ruidos, y el otro día le montó un pollo de celos bastante curioso al perro de mi hermana porque mi padre estaba jugando con él en la terraza, y en general es todo lo maja que puede ser una máquina de matar como son las gaviotas, pero por muy bien que me caiga no podría perdonarle que se comiera a una Isabeau de incógnito ahí delante de mi ventana)

En general no le tengo tanto odio a las gaviotas como la mayoría de Santander, pero el miedo a que un día se me coman a alguno de los gorriones me hace chistarlas y mirarlas de reojo. Que sí, que vale, que la naturaleza no tiene piedad, pero que se vaya a no tener piedad a su casa y deje de pasárnoslo a los demás por las narices, carajo v.v

interrumpimos brevemente la saga molar para quejarnos

(Sé que estáis deseando seguir riéndoos de mi dolor, pero va a tener que esperar porque el drama post-extracción de la muela número 1 está todavía en desarrollo, si bien en las últimas horas ha tomado un giro inesperado de su género de terror habitual y ahora se inclina más hacia la comedia surrealista de persona puesta de analgésicos incapaz de comportarse como un humano funcional)

K llega en *mira el reloj* CUATRO HORAS y llevamos tres meses sin vernos y estoy muy emocionada haciendo boloñesa y metiendo películas en Jaqen e intentando ponerme medio guapa en este calor infernal. Está siendo difícil. Sudo hasta por el agujero de la muela, voy a esperar todavía un par de horas más antes de siquiera pensar en maquillarme, y alisarme el pelo después de salir de la ducha es una utopía; lo haré justo antes de salir para el aeropuerto y con suerte en los 10 minutos que separan mi casa de Parayas sólo me metamorfosearé en medio caniche.

Y luego está lo que ha pasado con la ropa.

13:00 – Adhi sale de la ducha dispuesta a ponerse uno de sus vestidos preferidos. Al subir la cremallera, la cremallera se engancha. “No pasa nada”, afirma nuestra ingenua protagonista, “Tiraré un poco para abajo”. La cremallera no va ni para arriba ni para abajo. Tras darse por vencida y quitarse el vestido como puede, una cuidadosa inspección corrobora sus peores temores: de alguna manera la cremallera ha sido sustituida por un sarlacc que ha engullido al menos la mitad de la tela del vestido, digiriéndola hacia otra dimensión. Nuestra protagonista no tiene más remedio que ponerse otro vestido.

14:30 – Adhi come como puede unos espaguetis con tomate, que viene a ser masticar con el lado izquierdo, poco y mal. Es muy cansino y todo sabe a dentista y no da lugar a sorbetones ni a disfrutar como es debido de los espaguetis, que encima estaban muy buenos. Todo muy comedido y con movimientos pausados, a lo duquesa viuda comiendo espaguetis con tomate. Por eso resulta todavía más ridículo cuando al final de la comida descubre que una minúscula gota de tomate se ha abalanzado sobre su vestido, en plan medalla al valor. El vestido era muy mono y muy fresco y de una tela que por lo visto multiplica el potencial expandible de las manchas porque en serio, no ha tenido control ninguno a la hora de absorber. Adhi se rinde y se pone unos vaqueros y una camiseta de tirantes.

16:00 – Adhi sale a hacer recados. Adhi abre la puerta del portal. Adhi cierra la puerta del portal. Adhi da dos pasos. Adhi recibe una cagada de paloma en todo el hombro.

Aprovecho para anunciar que no le hago ascos a tarjetas regalo del Primark ni donaciones de ropa y calzado (uso una cuarenta de zapatos y una ballenavarada de pantalones).

we’ve done the impossible, and that makes us mighty

Si me tenéis en alguna clase de red social ya habéis visto esto:

Más bonito que una aurora boreal, más impresionante que un eclipse de sol, niños cantando, nubes levantándose y el coro de serafines de Alanis haciendo gorgoritos

Más bonito que una aurora boreal, más impresionante que un eclipse de sol, niños cantando, nubes levantándose y el coro de serafines de Alanis haciendo gorgoritos

Pero me da igual estar repitiéndome porque la ocasión lo merece. Y si no lo habéis visto, sí, eso es un aprobado en Lingüística de primero. En capítulos anteriores de “Adh en la treintena se saca una carrera que no sirve para nada”: estoy en cuarto y llevaba a cuestas una asignatura de primero que me estaba amargando la vida. Durante tres años he estudiado a esta mala puta, me he dejado los ojos buscando explicaciones que tuvieran sentido para las espeluznantemente mal redactadas definiciones del espeluznantemente mal redactado manual de la asignatura, he llegado a los exámenes pensando que estaba preparada y una vez leía las preguntas daba igual, porque estaba todo en marciano y yo sólo lo había estudiado en español.

Este año por primera vez pude ir a clase. También he podido estudiar a tiempo completo. Todos los martes (o bueno, casi) luché contra el apalancamiento de un martes de invierno a las 8 y media de la noche, un apalancamiento espeso y ordenado por dios como el dencanso del sabbath, y me he plantado en la sede de la UNED, que vale, está literalmente a tres manzanas de casa, pero no se puede ir en pijama. He ido a clase, he estudiado, he remodelado apuntes, ME HE DEJADO ARRASTRAR A DEBATES SOBRE SEMÁNTICA, SINTAXIS Y VARIACIÓN LINGÜÍSTICA CON GENTE CHUNGA, POR DIOS.

Y entonces llegué al examen y no estaba en marciano. Estaba en sumerio antiguo. Pero como dice mi perfil de facebook, tengo conocimientos básicos de sumerio antiguo, y aunque salí un poco amargada, por primera vez en mi vida decidí comparar mis respuestas con el libro para quitarme la incertidumbre como antes. No lo recomiendo y no volveré a hacerlo, porque he tenido que vivir con el “yo creo que sí, pero igual no” durante dos semanas, que es lo que tardan en la UNED en reunir las fuerzas para meter una hoja de lectura óptica en el escáner que decide la nota. Pero ahí está. Lingüística de primero, chavales. Con notable. Me descojono viva.

Va por vosotros, Fer y Robles. Os dejo que sigáis chomskyeándome a traición todo lo que queráis.

*para decepción de todo el mundo no cayó NI UNA PREGUNTA sobre las cositas de Chomsky v.v

algunas resoluciones para el 2015 porque why the hell not :D

Cosillas de la UNED

1. Aprobar lingüística de primero. Por favor, Jesusito, déjame aprobar lingüística de primero.
2. Aprobar algo más que lingüística de primero tampoco estaría de más, pero ahora mismo he perdido toda visión periférica cual caballo de tiro y sólo veo a Chomsky haciéndose grande en la distancia.
3. Por favor, universo, que apruebe lingüística de primero ;____;

Cosillas lanudas

1. Acabar ya pero ya de ya y sin excusas el poncho de mi tía E y los chales de F y G. “Ya de ya”, es decir, ANTES DE MARZO, POR LA GLORIA DE MI VACA.
2. Ponerme con el diseño del cuello de Slytherpuff que me quiero hacer, pero ya con vistas al invierno que viene, que una cosa es sobrestimarme como de costumbre en esto de las resoluciones y otra caer en el optimismo más absurdo y desatado.
3. Meterme con mi primer steek o mi primera prenda de ropa, una de las dos.
4. Terminar de hilar la maravilla islandesa, aunque no sé yo, porque desde que no vivo en Alemania mi acceso a fibras guays se ha visto drásticamente reducido y lo mismo prefiero tomármelo con calma.

Cosillas internetero-literarias

1. Postear algo relativamente interesante (dentro de lo que se puede esperar de mí y mis limitaciones) con cierta regularidad en alguno de mis 3? 4? 300? blogs. Dos veces por semana, digamos, siendo muy optimistas. Dos veces por semana en total, no por cada blog.
2. Leer al menos 20 libros, y ya si pudiera formarme opiniones sobre ellos más allá del “puf, un muermo” o el “omg la parte en la que cae la piedra y mueren todos” sería la polla con cebolla y ayudaría mucho con el propósito anterior.
3. Terminar, revisar y (auto-)publicar Acquaforte. Retirarme a vivir a una isla desierta con las ganancias.
4. Hacer el NaNo un año más.
5. Ganar el NaNo un año más (soy vieeeeja).
6. Escribir no sólo en Noviembre, copón. Volvamos a los brazos de la fanfiction más auto-indulgente.
7. Hacer algo con el diseño de SOmeta y La Cuarta Moira, que debería darme vergüenza a estas alturas.
8. Esos fanvids que llevan años pendientes.

Cosillas en general

1. No comprar chorradas, que luego vienen las mudanzas y me toca organizar los juegos del hambre entre las chorradas.
2. El omnipresente perder 10 kilos *risas enlatadas
3. Seguir haciendo lo que sea que estoy haciendo para que las personillas guays que hay en mi vida sigan sin darse cuenta de que soy un fraude y no tengo ni idea de qué estoy haciendo para conseguir que se queden en mi vida. Ssshhh, todo bien, queredme *gesto jedi
4. Mandar las cosas que tengo que mandar cuando toca mandarlas. Es decir, que mañana tengo que ir a Correos de una puta vez ya.
5. Decirle diariamente a mis paletas de The Balm y Too Faced cuantísimo las quiero.
6. Encontrar un trabajo? O algo? Buscarle sentido a mi vida? Yo qué sé, adulteces.
7. Ganar una partida de Bang siendo el renegado.
8. Encontrar una crema hidratante que me vaya bien (tengo grandes esperanzas depositadas en ti, “I’m real! Avocado” de Tonymoly).
9. Seguir aprendiendo gabacho gracias a mi hermana mayor de cuatro años y sus rolleyes épicos cuando queda claro que no he entendido una palabra de lo que me estaba contando. Qué haría sin la vergüenza como principal impulsora de todos mis logros.

Pero lingüística de primero, en serio ;___;

QUIÉN ES ESE HOMBREEEEEE

El Fer es ese hombre. El Ferlocke. El señor Fernando. Y es que, gentucilla, hoy es su cumple y yo no sé cómo expresar hasta qué punto quiero a Fer y me alegro de tenerle en mi vida

– Fer es achuchable del todo, aunque ahora se le marquen los oblicuos y sus abdominales te hagan daño en los deditos cuando le pinchas. Cuando te estás despidiendo de él ya estás echándole de menos. Lo sé porque por desgracia nos hemos despedido mucho a lo largo y ancho de Europa (PERO EN DOS SEMANAS LE VEO! LONDON BABY!)

– Fer es un señor. He perdido la cuenta de las veces que me ha dicho “no merece la pena” cuando he querido prenderle fuego al universo.

– Fer es un marshmallow. Lo siento, Fer de mis entrañas, pero ya te lo he dicho más veces: eres demasiado bueno. Eres un Stark de los que se fían de Meñique (del del libro, que tiene más peligro con esa cara de mosquita muerta). La gente imbécil hace imbecilidades pero luego Fer se contorsiona para ayudar, porque no puede evitarlo. Es Veronica Mars versión Cáceres, siempre dispuesto a ayudar a cualquier Madison Sinclair de pacotilla porque es superior a sus fuerzas.

– Fer siempre está ahí. Siempre. Da igual la hora o lo ocupado que esté (y os puedo asegurar que está ocupado), porque si le necesitas es como Batman, pero sin dramas. Sólo tienes que encender la Ferseñal y saldrá de su montaña de trabajo para cogerte de la mano y rascarte las orejas.

– Fer tiene un honor de acero valyrio forjado en el Monte del Destino. Si le cuentas algo es como guardar tus figuritas de Pokémon en el bunker antizombies que se ha construido Botín enfrente de mi casa: no saldrá jamás a no ser que lo saques tú. Da igual que le tiren de la lengua, da igual que le pongan trampas, da igual incluso que se esté llevando hostias por no delatarlo. Sabéis ese momento en las series en que el bueno se mete en movidas de sociópatas en las que no debería sólo por no traicionar a alguien que no se merece ni la mitad de esa lealtad? Fer es así.

– Fer puede comerse la delicia turca más asquerosa del mundo de una sola vez y sin ahogarse (demasiado). No lo intentéis en vuestras casas.

– Fer es un currante de los que ya casi no quedan. Mientras nosotros estamos viendo la tele, Fer está currando. Mientras nosotros nos quitamos las pelotitas de los dedos de los pies? Currando. Mientras nos lamentamos en twitter de lo cansados que estamos? Fer posiblemente está currando y haciéndose una pizza para cenar mientras curra un poco más. Y es que Fer pone el alma en todo lo que hace y además no sabe decir que no, así que todo lo que hace lo hace como si le fuera la vida en ello. No lo puede evitar, el pobre. Mientras otros tiran de enchufe brutal para todo, Fer se ha pasado la vida currando y por eso cada triunfo suyo vale cuatro triunfos de la gente que recurre al “oye, y no me podrías presentar a…” y luego se las dan de esforzados.

Te quiero mil, Ferluche, y todas las cosas guays que diga de ti se van a quedar cortas.

Final feedback: the genuine article, A++++++++++, would befriend again

gente épica

En esta serie hay un personaje que parece directamente sacado de un Final Fantasy

y básicamente se dedica a tres cosas:

1. Mirar al personal intensamente

2. Llamar “uncle” al señor que es claramente su amante y recipiente del 50% de las miradas intensas del punto 1

3. Hacer cosas muy casualmente épicas

Y todavía encuentra tiempo para peinarse todos los días, al contrario que yo. Muy fan de Tal Tal. Y tal.

(me acabo de tragar tres spoilers tamaño portaaviones y DRAMÁTICOS DE MORIRSE juntando este post y ahora estoy lloriqueando por adelantado, pero os ahorraré esos gif)

(TEAM WANG YOO FOREVER, POR CIERTO)

pajarucos!

O como yo les llamo, mis pichis (nombre en clave para La Gloriosa Primera Generación De Mi Ejército De Gorriones Amaestrados, que será lo que ponga en futuros pedestales):

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De izquierda a derecha, Microbio 1, Madre/Nave nodriza y Microbio 2. Los canijos son la segunda pollada (jijijiji “pollada” #Tengo5Años) de la temporada, y hasta ahora sólo habíamos visto a los pollos un poco más crecidos, cambiando plumón ya. Estos son muy pequeñines y Madre/Nave nodriza ha estado trayéndolos a enseñarles el restaurante y a que aprendan a comer pan solitos. Muy en plan niño cojonero, cuando ella no mira comen por su cuenta pero en el momento en que les presta atención se hacen los desvalidos y hay que dárselo todo a la boca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya les queda poco para cambiar de pluma, pero hace unos días (antes de recordar que tenía una cámara) eran aún más minúsculos y pollitos, con unas alas de chirigota. Hubo un momento tenso el sábado cuando salí como todos los días en pijama a darles el desayuno, no me dí cuenta de que ya estaban ahí esperándolo y le dí el susto de su vida a uno de ellos que todavía no controlaba lo de volar muy bien. Se fue un poco contra la pared intentando huir y yo me metí en casa a toda prisa antes de que terminase tirándose balcón abajo en un arrebato. Me alegra anunciar que después de un rato piando como loco en la esquina conmigo muerta de angustia mirando desde la ventana al final se vino arriba y se marchó solito.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ayer estaban de tour de casa piloto y la madre les enseñó cómo bañarse en la escudilla. Clase teórica 100%, porque luego me dí cuenta de que no había agua, pero ahí se tiró cinco minutos haciendo como que sí.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A mí también me tuvieron una clase entera haciendo brazo encima de una tabla antes de dejar que me tirase a la piscina, así que entiendo la desilusión de los pobres pollos cuando aquello resultó estar más seco que la mojama.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

POLLO!!! ME MUERO TANTÍSIMO DE AMOR CON MIS PICHIS.

all the mreh in the world

Exámenes de junio. Los pájaros cantan*, las nubes se levantan y sí, de nuevo, yo quiero hacerlo todo. Quiero retomar todas las cosas y aprender todas las cosas y frustrarme con todas las cosas porque mi mediocridad no sabe de límites ni fronteras.

Por cinco duros chusqueros, cosas que Adhi quiere hacer en vez de estudiar Pragmática:

Quiero hacer más cajas.

Quiero hacer más cajas. No me gustan las cajas especialmente pero ya encontraré de qué llenarlas, SERÁ POR MIERDA

Quiero practicar mi caligrafía.

Quiero practicar mi caligrafía.

Quiero investigar potingues y hacer extensivos estudios sobre qué me está dando granos y cómo de gordos tengo los poros (y lo de la derecha es un spray hidratante, mentes puercas)

Quiero investigar potingues y hacer extensivos estudios sobre qué me está dando granos y cómo de gordos tengo los poros (y lo de la derecha es un spray hidratante, mentes puercas)

Quiero mucho mucho mucho aprender a coser y hacerme ropas isabelinas para llevar por casa. Lo llamaré Tudor Chandal Chic.

Quiero mucho mucho mucho aprender a coser y hacerme ropas isabelinas para llevar por casa. Lo llamaré Tudor Chandal Chic. Con esto me voy a hacer un cojín (para aprender) y un corsé (porque quién dijo que había un paso o dos entre “aprender a coser” y “lanzarse al ruedo en plan suicida”)

También quiero escribir, pero de eso no hay foto porque no queréis verme dándome cabezazos de frustración contra la mesa, y aprender a cocinar, y terminar los guantes del pulpo of doom, y limpiar la mesa de la terraza, y ey! HASTA ACTUALIZAR EL BLOG!

(Pero no, me he hecho el propósito firme de actualizar más el blog en general, incluso cuando no estoy intentando escaquearme de estudiar. Los blogs. Whatever.)

Me voy a por Pragmática v.v

*Estoy adiestrando a los gorriones del tejado y ya me llaman si no tienen el desayuno a las 9:40. Poco a poco.

anteriormente en “adhi la caza-resfriados”:

– Estoy de vuelta en las Españas (ADIÓS ALEMANIA, ADIÓS) y yo qué sé. Pues eso. Llevo un mes aquí y ya me han quitado LaSexta3, que era como la mejor cosa del mundo y el único canal del que me sabía el número :(

– Tengo exámenes en dos semanas. La primera vez que escribí esta frase puse “un mes” con toda la inocencia y empanada mental que me caracteriza. Luego miré el calendario y ahora que ya he dejado de llorar puedo deciros que JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA corramos un insuficiente velo. Entre mudanza, viaje, descanso y demás he tocado sólo diacronía, muy simbólicamente. Eso sí, ya se me ha perdido mi boli del amor, una vez más, y encima pensé que la primera semana de evaluaciones era la primera semana de junio, pero es la última de mayo. Y así, niños, es como nos hemos plantado a 2 semanas de la evaluación y yo en bragas.

– Mi hermana se ha mudado y estuvimos ayudándola con las labores propias de las mudanzas, incluyendo fragoneta, sudor, sangre y donuts. Sorprendentísimamente la susodicha todavía no ha dejado de hablarme. Las últimas veces que ayudé a alguien a mudarse/montar/acarrear mesas del IKEA esos alguienes tardaron como mucho dos semanas más en decidir que mreeeeh, después de todo llevaban meses (ME-SES) harticos de mí y era mejor dejar de hablarme. Al principio pensé prosaicamente que la gente tiene mucho morro y ni un pelo de tonta, con eso de esperar a después de que me rompa las uñas por ellos para darme la patada, pero no negaré que la expresión “maldición sueca” ha salido en varias conversaciones en los últimos días. Por si acaso estoy siendo super maja con mi hermana, porque ya me he comprado el vestido para su boda, me queda muy bien y si me desinvita no voy a tener para qué ponérmelo. Mi vestido, gente. El amor hecho dos tipos de tela de dos colores distintos en un estilo muy resultón. Os lo enseñaría desde todos los ángulos con extendido detalle si no fuera porque estoy guardando el secreto, que para algo soy la hermana de la novia y aspirante a segunda en el rango de guapura del día en cuestión.

– Vía mi hermana también me ha entrado de repente todo el interés por las cremas y el maquillaje que no me entró a los 12 (15? 10? A qué edad empieza a pintarse la gente? De acuerdo con reddit si no llevabas sombra de ojos de purpurina y labios rojo pasión a clase en 3º de EGB es que tus padres eran hippies anti-cosméticos, y habrá un día en que me fíe de reddit para cronometrar el ritmo natural de la vida del hombre, pero hoy no es ese día). Como de costumbre con todas mis aficiones la teoría la llevo muy bien y la práctica muy mal. Tampoco ayuda esto de que en la lotería genética me timasen malamente y tenga todas las faltas posibles, pero se hace lo que se puede. Ahora mismo estoy centrada en reconciliarme con mi piel, que después de tantos años de negligencia todavía se acerca con mucho recelo cuando la ofrezco un poco de hidratante, pero mientras tanto ya sé hacer ojos ahumados! Y tengo más de una brocha! Y las lavo y todo! EL OTRO DÍA ME DIBUJÉ PÓMULOS, ASÍ COMO OS LO CUENTO.

(holaquétal, estoy en instagram. sorpresa! para algunos! puede!)

Subí 20millones3 a Amazon, pero creo que con eso ya os he dado la chapa a todos MÁS QUE DE SOBRA.

character exposition interruptus y un trauma gordo

Cuando dije que las 50 restantes serían otro mes lo decía en serio.

51. Dentro de una semana me examino otra vez de Lingüística de primero. Me amarga la vida.

52. Estoy en tercero de Estudios Ingleses y hay gente en mi clase que no sabe qué quiere decir “mother tongue”.

53. La gente del punto 52 sí ha aprobado Lingüística de primero a la primera o a la segunda. Yo no. Es un pensamiento que sale a menudo a relucir en la lista de razones por las que creo que mi cerebro es defectuoso.

54. Si tuviera que elegir entre ver Sherlock (BBC) o tener que presentarme otra vez a Lingüística de primero es posible que incluso prefiriera ver Sherlock. Dependería de hasta qué punto existe la opción 3: pegarme un tiro. O la 4: retirarme a vivir en lo más profundo del bosque y morir de hipotermia, hambre, disentería y/o resfriado común.

55. Chomsky y Saussure son el Joker y el Dos Caras de mi Batman.

56. No se me ocurren 44 cosas más porque mi cerebro está lleno de Lingüística y del puto corazón de las tinieblas. No sé cuántas veces hemos estudiado ya esa novela y cada línea hace que quiera coger un avión a Londres sólo para poder tirarme al Támesis. Hasta cuándo, señor, hasta cuándo???

Lo más gracioso del tema es que nunca en mi vida me habían puesto nerviosa unos exámenes hasta que empecé la UNED. Cuando mi vida dependía de ellos, más que nada porque era lo único que se esperaba de mí, por ejemplo en el instituto, aparecía en clase con un bolígrafo y medio folio y preguntaba qué examen tocaba ese día. Ahora? Frentes de insomnio acompañados de fuertes corrientes alucinógenas y momentos sonambulistas. JP dice que hoy me he despertado y le he dicho muy seria que iba a mirar la hora. He mirado la hora en el móvil, he asentido y he vuelto a dormir. No tengo recuerdo ninguno de haber hecho nada de eso pero JP está acostumbrado a documentar mis estallidos de actividad nocturna, bless him, así que me lo creo.

Para desgracia de mi serenidad mental, JP no estaba ahí la semana pasada cuando gateé dos metros desde la cama hasta la mesa para coger con mucha decisión el cable del portátil y tirar hasta que cayó al suelo. Mentiría si dijera que chillé. No chillé. Mi terror era demasiado profundo para cosas banales y mundanas como chillar. Primero vino el despertar por el ruido, luego la lenta pero persistente idea de que ese ruido sólo podía haberlo hecho Jaqen estrellándose contra el suelo, y después diez minutos de oscuridad negándome a encender la luz y examinar daños mientras intentaba convencerme de que seguía dormida.

No quiero hablar de ello. Dejémoslo en que Fire me salvó la vida esa noche y Jaqen sigue funcionando, aunque físicamente nunca será el mismo y ahora vive al final de una larga (o tan larga como permiten 20 metros cuadrados) pista de obstáculos. Argh, obviamente todavía no había alcanzado la serenidad mental para hablar de esto porque ahora sólo quiero ir a casa y abrazarle y pedirle perdón.

Soy una mala madre. Jamás me dejéis al cuidado de nada que apreciéis.