Archive for the ‘cosas importantes’ Category

si Mahoma no va a Mordor…

Esta es una historia sin final feliz a la vista, de mucha violencia y tensión psicológica.

Seguimos sin que nos arreglen la calefacción. Como sabéis la mayoría, el 21 de septiembre volvimos de Santander y la calefacción estaba encendida. Eso no nos sorprendió porque los alemanes, en un despliegue de alemanidad, encienden la calefacción cuando se acaba el verano (literalmente el día que se acaba el verano) y la apagan cuando empieza la primavera, llueva, truene o llegue una nueva era glacial. Lo malo era que juraríamos haberla dejado apagada. Lo malísimo era que, como comprobamos al cabo de unos días, técnicamente debería estar apagada pero no lo estaba. No lo estaba para nada. Estaba bloqueada en el máximo. Y ahí empezó la odisea de llamadas y citas canceladas y “ya te atenderemos en otro momento, que hay pobre gente por ahí a la que no le funciona la calefacción! Y estamos a 2 de octubre! Hace como 20 grados, ya han perdido tres dedos por efecto de la congelación!”.

Desde el amor os digo, a los frioleros, que dejéis de tocar los cojones, lo vuestro se arregla con una puta manta.

Total, que llevamos mes y medio muriéndonos un poco. Todas las noches nos enfrentamos a la misma decisión de mierda:

– Dormir con la ventana abierta para poder respirar pero disfrutar de todos los ruidos de la calle, incluyendo la carrera de fórmula 1 de todas las noches Friedberger arriba y Friedberger abajo

– Dormir con la ventana cerrada:

Y es un coñazo de decisión, gente. Da igual que le estemos pagando la universidad y el apartamento en Marina D’Or a la plantilla de Nivea, se nos está cayendo la cara y a estas alturas podría arrancarme el hígado o cualquier otro órgano y meterlo en una bolsa de ciruelas pasas y nadie se daría cuenta y ALGUIEN SE COMERÍA MI HÍGADO. Añadid a eso que aquí no se puede hacer nada de forma directa y tenemos que pasar por tres intermediarios para suplicarle a un señor que venga a arreglar la ruedecilla y nos libre de este sufrimiento, y podéis imaginaros la esperanza en nuestros dulces ojillos cuando esta mañana pareció que la cosa era arreglable.

Pero no. Por supuestísimo que no. Porque por lo visto nuestro radiador precede al edificio, en plan monolito lunar, y nadie sabe qué marca es ni qué compañía los fabricaba, ni siquiera si todavía existe. Así que tenemos un radiador rebelde, vintage y extraterrestre, todo en uno. Si me traéis algo frío os hago descuento en la entrada.

(El NaNo bien! Al día! Sorprendentísimamente!)

Querida señorita de la cafetería del edificio de enfrente:

Aunque nos conocemos de vista y mantenemos una relación cordial, la barrera lingüística nos ha impedido intercambiar más que algunos gestos extraños y transacciones comerciales del tipo yo te doy dinero y tú me das galletas y café. A mí me vale, porque incluso barrera lingüística de por medio te sueles meter mucho conmigo, y sé que no lo haces con mala intención, pero yo soy de esa gente a la que sólo le van las pullas con gente con la que tiene confianza. En general, sin embargo, tiendes al guaycismo.

Ahora no sé qué hacer contigo y con tu calificación de persona guay. Ya no vamos tanto por tu cafetería y sé que habrás notado nuestra ausencia, porque de aparecer allí todos los días puntualmente a las doce hemos pasado a aparecer como las manchas en las camisetas recién sacadas del tendal, sin avisar y a traición. Sé que esta mañana cuando pasé por tu esquina de la recepción a las siete y cuarto tú no tenías manera de saber que llevo una semana más puta que la Zapatones, que estoy pasando una media de diez horas al día en la oficina, chupando rayos consólicos, que mañana sábado trabajo y que me había dejado en casa, con las prisas y sin desayunar, el café que me había hecho en el termo. Por eso mismo, por no saberlo, tiene el doble de mérito que desoyeras los grititos de la recepcionista diciéndome que no abrías hasta las ocho y me hicieras un capuccino a escondidas para que nadie más decidiera pedir uno y montarte el pollo.

No sé qué hacer contigo porque ya no tiendes al guaycismo. El guaycismo ya no es una escala apropiada para medirte. Lo menos sería que te casaras conmigo, barrera lingüística y todo, o si prefieres podemos llamar a un abogado que ponga por escrito que me has salvado la vida y, como hemos aprendido en las series, ahora estoy en deuda contigo hasta que pueda ayudarte a subir a un tren en marcha milisegundos antes de que se te acabe el andén. El andén estaría en llamas, además. O lleno de zombis. Podemos hablarlo con el abogado.

Dime qué piensas. Sigue siendo más-que-guay. Llámame.

Con amor y cafeína,

Adhara

PD: sé que no hablas español y en teoría no deberías entender esta carta, pero el amor no sabe de idiomas.

Daughter of PD: we have a connection

100 cosas sobre mí que resultan ser 50

Esto ha empezado como un “me aburro y hace mucho que no hago un meme idiota” y se ha convertido en “eh, un día tendría que elaborar sobre esto, así no tendré que pensar en un tema interesante para postear”. Si os interesan los detalles macabros y asquerosos de algo en concreto no tenéis más que levantar un cartelín con el número, cual casa de subastas en plena liquidación de anécdotas estúpidas.

(Las 50 restantes otro día. U otro mes. U otro decenio. Soy una persona muy aburrida y del montón, no hay mucho donde rascar).

1. Tengo un callo enorme en el dedo medio de la mano derecha porque durante muchos años apreté el bolígrafo como si fuera el último salvavidas del Titanic. Ya he asumido que no se irá jamás.

2. Cuando me pica la garganta me la “rasco” desde dentro chasqueando la base de la lengua contra el velo del paladar y a mi madre le da mucha grima.

3. Prefiero los perros a los gatos, y no me gustan los perros pequeños.

4. Antes de ir a Edimburgo sólo había montado en avión una vez, para ir a Madrid, con tres o cuatro años. Lo único que recuerdo es que me dieron cacahuetes y me pareció flipante poder merendar en casa y cenar (tortilla de patatas) en Madrid.

5. Desde que me fui a Edimburgo he cogido una media de ocho aviones por año.

6. Mi mayor desilusión en materia de viajes fue Frankfurt. Pensaba que todavía estaba como salía en Heidi, alma cándida que era.

7. Me vuelven loca absolutamente todos los roedores y el 95% de las aves (no soy fan de los loros).

8. En Cuba mi abuela tenía loros en el jardín.

9. Nunca he estado en Cuba y desgraciadamente no llegué a conocer a mi abuela materna, así que #7 y #8 no tienen relación entre sí.

10. Estoy haciendo el grado de Estudios Ingleses en la UNED para quitarme la espinita de no haber ido a la universidad.

11. A los 11 años me encapriché de un reloj de chico con cronómetro y no me lo quité para nada hasta que se cayó de viejo. Exceptuando ese, todos mis relojes de muñeca han sido de la marca Swatch (ahora mismo llevo este, concretamente, regalo de mi hermana).

12. No bebo vino ni cerveza.

13. Nunca había llevado maquillaje hasta hace uno o dos años. Ahora tampoco llevo tanto. Mi marca preferida es Sephora.

14. Tengo anemia crónica y durante unos meses tuvieron que darme inyecciones de hierro reconcentrado para ponérmelo a niveles de anemia, porque los míos de serie eran nivel “no sé describir tus niveles de hierro sin usar valores bajo cero”.

15. MB, MA, Ventrue y yo somos amigos desde que teníamos tres años.

16. Sólo he perdido/me han robado la cartera una vez, la primera vez que vine a Alemania.

17. Mi portátil se llama Jaqen. Actualmente es un ASUS, reencarnación del Toshiba más resistente de la historia.

18. Lloré cuando cancelaron The Sarah Connor Chronicles.

19. Por mucho que me apetezca hacer algo, si me repiten demasiadas veces que lo haga se me acaban pasando las ganas. Pensároslo bien antes de hypearme algo v.v

20. Empecé a usar Google Reader una semana antes de que anunciaran que lo cerraban.

21. Mi padre y mi madre son las personas más adictas a aprender cosas nuevas que conozco. Dan un poco de miedo.

22. Soy muy maniática tomando apuntes. Por citar un par de cosas, no aguanto que la página tenga márgenes, que los títulos de secciones al mismo nivel de importancia tengan distinto formato o que un párrafo esté repartido entre una página y la siguiente (entre una cara y la otra tampoco me gusta, pero puedo hacer un esfuerzo y vivir con ello). He reescrito páginas enteras por chorradas.

23. Tengo una letra pequeñita, escuchimizada y piojosa que a veces no entiendo ni yo.

24. Mi comida preferida son las croquetas que hace mi madre, la tortilla que hace mi padre y los huevos con patatas. Si en un restaurante hay tarta de queso de postre y aún no la he probado soy genéticamente incapaz de pedir otra cosa.

25. La mejor tarta de queso que he probado fue en el Hotel Imperial de Praga, y eso fue antes de ir al baño y descubrir que los grifos eran cisnes dorados. +100 en epicidad, Praga, bien hecho.

26. Aprendí Quenya hasta un nivel bastante fluido como documentación para un fanfic terrible de El Señor de los Anillos que me gustaría poder olvidar con la misma facilidad con que olvidé el idioma.

27. Odio las bebidas con gas.

28. Hace un año me pegué un santo tortazo en la calle y todavía se me notan las marcas en las rodillas.

29. Si me levanto por la noche cierro los ojos al pasar por delante de los espejos y las ventanas.

30. En todas las historias originales que he escrito hay al menos una escena basada prácticamente palabra por palabra en hechos reales, y al menos un personaje basado directamente en alguien que conozco. A veces no les cambio ni el nombre por pura vagancia porque fuck the police.

31. Gracias a experiencias previas y demostradas, si vas por ahí diciendo a todo el mundo constantemente cosas como “a mi no me gusta el drama” y “es que soy demasiado bueno/a” y “he madurado mucho” no puedo evitar asumir que posiblemente seas un mal bicho adicto al jaleo y con 12 años mentales.

32. El primer concierto al que recuerdo haber ido fue de Emilio Aragón y las Cacao Maravillao.

33. Mi primo P toca la batería y ha estado en cinco millones de grupos.

34. La única vez que me han dado puntos (tres, en la rodilla) fue en la guardería, cuando una imbécil integral me empujó en el patio. La madre de dicha imbécil aún vive en mi barrio de Santander y cuando nos las encontramos mi madre siempre dice “Mira, es la madre de Rosa, no te acuerdas de ella?” y yo siempre respondo algo que hace a mi madre exclamar “COCO, ESA LENGUA, POR AMOR DE DIOS!”

35. Mi familia al completo y mis amigos más antiguos me llaman Coco porque cuando era un bebé no tenía pelo y me llamaban Cocoliso.

36. No puedo comer tomate crudo. No es que no me guste (que no me gusta, pero tampoco me gustan las cosas al escabeche y si hay que comérselas me las como), es que al tragarlo se me cierra la garganta y no hay dios que lo pase. Una vez está cocinado no tengo problema.

37. Aparte de MB, MA y Ventrue, mi amiga más antigua es Siana, una chica de Madrid a la que conocí en un campamento cuando tenía nueve años. Nos carteamos durante siglos y un día nos encontramos por total casualidad en el chat de Terra. Fue muy cómico y un poco terrorífico.

38. Cuando tenía 12 años escribí una novela sobre Robin Hood y Marian. Mi padre la vio en el pc y lo comentó de pasada, y me dio tanta vergüenza que la borré inmediatamente después.

39. #2 es una señal segura de que no es alergia sino catarro.

40. Tengo los ideogramas de Kabuki tatuados en el empeine del pie izquierdo y David Mack me preguntó por ellos cuando lo mencioné en twitter *desmayo fangirl*

41. Si sólo pongo una “D/P” en los “xD/xP” mientras chateamos es que me pasa algo. Algo Malo.

42. Soy torpe y me hago daño con cosas que deberían ser inofensivas a niveles que hacen a JP preguntarse cómo he conseguido llegar a la treintena recibiendo puntos sólo una vez y por cuenta ajena. Mi record hasta el momento es sacarme sangre al cortarme con una barra de pan.

43. Hoy para comer tenemos sandwiches de pollo al teriyaki y gambas en tempura. OM NOM NOM NOM.

44. Los días de trabajo como a las 12 y media y ceno al llegar a casa porque desayuno a las 6:30. Los fines de semana seguimos horario español de gente decente que no come a las 12.

45. Aprobé el examen teórico de conducir al segundo intento (en palabras de mi profesor de autoescuela “Por pensar demasiado, mira que te lo dije en clase, que eres demasiado lógica para el código circulatorio”), y el práctico a la primera una semana antes de venirme a Frankfurt.

46. Mi profesor de prácticas de la autoescuela es una de las personas más adorables y con las que más me he reído en toda mi vida.

47. Unos carnavales me teñí el pelo de negro para disfrazarme de Snape y disfrazada y todo me fui a Estvdio a comprar el (creo) quinto libro en español. Al niño que estaba delante mío en la cola comprándolo le dí el susto de su vida.

48. Mi película de Disney preferida es Lilo y Stitch.

49. TPN tiene, a día de hoy, once años, cinco meses, una semana y dos días de edad.

50. La semana pasada decidí, después de mucho pensármelo, aprender a hilar (os pensabais que no iba a caer comentario al respecto? JA). Si tenéis ovejas o la rueca de la abuela tirada en el desván es un buen momento para acordaros de cuánto os quiero :D

:DDDD

:DDDD

miniqueja(1)

Allá por el principio de los tiempos solía entrar a un foro que tenía un sistema de karma de los de toda la vida. Tú posteabas felizmente sobre chorradas y la gente podía darte un más o un menos. Era simple, rápido e indoloro. Lamentablemente ahora ese sistema suele estar relegado a Reddit, 4chan o similares, o los comentarios de periódicos online y YouTube, y todos sabemos que esos sitios son de todo menos indoloros.*

Luego, como en miles de cosas más, tuvo que llegar Facebook A JODER LA MARRANA. A desequilibrar el universo. A abrir la caja de Pandora como un mono con un coco y una piedra. A romper el orden del “sí” o “no” y especificar un “me gusta”. Ya no es sólo que se hayan quedado en “me gusta”, a pesar de la marea de gente clamando por el “no me gusta”. Es que “me gusta”, al matizar el “sí” de toda la vida, se convierte en algo restrictivo. El “me gusta” no es suficiente porque sólo da para un sentimiento específico, de fotos de gatitos y cosas así que pseh, y aquí somos todos muy sensibles. Otra cosa no, pero nos sobran los sentimientos. Si hay botones de “me gusta” también habría que tener botones de “Interesante”, para ese contacto que no hace más que compartir artículos sobre cómo el mundo se va a acabar YA DE YA. No es que nos guste que a Venecia le queden tres telediarios, es que no tenemos otra opción. O de “AY OMÁ QUÉ RICO”, para las fotos de Nicolaj Coster-Waldau, o de “Leído” para esa gente plasta que cree que tienes que comentarles por cojones en cosas que ni fú ni fá, y si no lo haces van y te etiquetan (mi guerra contra las etiquetas, esa tragedia griega). Necesitamos botones de “Ya lo conocía pero LOL”, o de “OOOOOOOLD”, o de “IIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHHH” para fotos de ardillas y otros roedores. Y todo esto sin meternos en la necesidad de librarnos de tanta hipocresía de mondonganga y conseguirnos un par de botones negativos. Ya no es cosa de añadir un “no me gusta”.

Que le jodan al “no me gusta”, lo que Facebook necesita de verdad es un botón de “Eres una jodida gilipollas, nena”, con la misma intensidad insoportable con la que Ravelry necesita un botón de “Pero qué coño esperpento es eso”.

Por poner un ejemplo.

*No entréis a comprobarlo, ya lo he hecho por vosotros. Este blog JAMÁS te pedirá que entres a los comentarios de un periódico. Este blog se preocupa por tu salud mental y presión sanguínea.

birds and dinosaurs

Entre mucho proyecto de artistilla egocéntrico y flipado de la vida, a veces el crowdfunding sirve para algo bonito. Para que te hagan una peli de la Vero, o para poder espiar a gente en tiempo real, por ejemplo. O para curar a Ladyhalcón la próxima vez que la peguen un flechazo, mismamente:

Me gustan los pajaritos y las rapaces, mucho. Casi tanto como los roedores (IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHHHHHH) y si me habéis visto perder los nervios con las ardillas de Hyde Park os podréis hacer una idea del alcance de mi amor. Amor emplumado, amor de garras de velocirraptor, amor de ojos que arañan las profundidades de tu alma, chavales.

Amor.

Amor.

Amor psicópata.

Por eso, si todavía no habéis donado a ningún proyecto de artistilla egocéntrico este mes, os insto a que os penséis un donativo a esta gente guay que quiere echarles una mano a nuestros amigos los dinosaurios voladores. Personalmente os puedo ofrecer agradecimiento eterno, tortilla de patata si alguna vez me invitáis a vuestra casa (cosas más raras se han visto), masajes de sienes, y no sé, cartas de amor, poemas de verso libre, marcapáginas con brillantina y accesorios lanudos (mitones para el invierno peninsular!). En serio. Probadme.

(PD: y si no hay de donde rascar, que hagáis correr la voz también se agradece <3)

pajarito mutante que comes manzanas – un poema del siglo XXI

Pajarito mutante que comes manzanas
y te pones a piar a las tres de la mañana:
no sé si eres trasnochador
o un moderno con alas
pero no son horas de dar la tabarra.
Es noche cerrada, aún no es verano
y la contaminación lumínica no da para tanto.

Los búhos ululan de noche.
Las gaviotas chillan al amanecer.
Los gorriones pían todo el puto día.
Currucucú paloma y etcétera etcétera,
pero tú no estás en esa lista.

Vete a dormir, pajarito, estás borracho.

me aburro, luego posteo

Las tres cosas más bonitas que me han dicho esta semana:

– “La verdad es que no me molestaría que te atropellase un coche”
– “Eres mi hobo preferido”
– “Te pareces a John Hurt en V de Vendetta” (esta la entendí mal y lamentablemente ya me han dejado claro que no me parezco a John Hurt en V de Vendetta v.v)

Las notas siguen sin salir, no me llegan los mails que querría que me llegaran, estoy ganchilleando la bufanda más suave pero aburrida del universo para mi tía M cuando lo que realmente quiero hacer es desnudarme y nadar en una piscina de Tosh Merino Light en Betty Draper’s Blues, Mica y Celadon, y se me van las tardes de la manera más tonta posible. No descarto que los aliens me estén sondando de arriba a abajo, al ritmo que me encuentro pensando “cómo pueden ser las nueve si acabo de mirar el reloj de la que venía de la cocina y eran las seis?”. Vivo en un piso de 25 metros cuadrados, no tardo tres horas en cruzar el salón-dormitorio.

Saludos especiales al Google Reader de Cos.

quoof

cosucas así rápidamente

– Correos ya ni se molesta en dejarme avisos en el buzón. He tenido que enterarme porque la tienda que me había mandado el paquete me ha enviado un mail diciéndome que correos le había enviado un mail diciendo que estaba en la oficina. Lógica alemana, señores.

– El miércoles pasado hice los dos examenes de septiembre de la lingüística del averno y posiblemente los he suspendido, pero hasta tercero no pienso volver a preocuparme del tema. Que te den, Chomsky. Por otro lado me estoy leyendo Moll Flanders, que es el único libro del temario de segundo que no me había leído ya, y no veas la Moll, novia en serie. Zsa Zsa Gabor a su lado era una aficionada.

– Llegar a la cafetería del edificio de enfrente a por tu café diario, ver que hoy han traido brownies y pensar “…esos brownies me suenan”. Sabía que tenía buena memoria para las caras pero resulta que ahora también soy capaz de distinguir de dónde vienen las galletas y, efectivamente, su puta madre la cantina del edificio de enfrente ha empezado a comprarle galletas a mi pastelería favorita en Frankfurt. Extra de tocapelotismo: hoy he re-empezado el regimen. Espero que al final de esta dieta haya un pony porque va a ser duro de cojones ir allí todos los días y que las galletas de chocolate blanco y arándanos estén ahí, retándome, para reírse de mí cuando me aleje con mi triste latte machiatto.

– En Frankfurt se acaba de hacer de noche a las tres de la tarde.

– Yo creo que el polaco se pasa los fines de semana dentro de un solarium envuelto en papel albal, porque no es normal. A medida que avanzan los días va perdiendo color, hasta que llega el finde y nos lo devuelve convertido en oompa loompa.

– Este año me pasé poco por el FFFest, pero vi “Beasts of the Southern Wild” y me doy con todos los cantos del mundo en los dientes, entre la banda sonora y QUVENZHANÉ, SI QUISIERA NIÑOS TE SECUESTRARÍA. Muy muy bonita en todos los sentidos, aunque menos beasts de las que me había hecho esperar el trailer.

– Ayer practicando escalas se me bloqueó el meñique derecho, que se me bloquea con una naturalidad pasmosa. Lo malo es que no me dí cuenta hasta que no dejé de tocar 40 minutos después. Hoy tengo un meñique gilipollas perdido.

– Mañana es el último día de hiena. Del 1 al 10 esto me hace feliz en una escala incomprensible para las mentes humanas. Así estoy:

:'))))))))

Tomad decisiones por mí, toma #237637438 :D

En capítulos anteriores de mi vida ya hemos aclarado hasta qué punto me bloquea el tener que decidir algo. A veces pienso que mi sitio natural es curranta en una autocracia donde me digan lo que tengo que hacer y ya está, pero luego me doy cuenta de lo que echaría de menos todo el rollo de que no me fusilasen por decir mu y mreh. Yo en realidad lo que quiero es ser libre pero que las decisiones vengan tomadas por un ser superior que me lea la mente. Así que, felicidades! Si estás leyendo esto tienes la oportunidad de ser un poquito ese ser superior!

El otro día Poggy abrió commissions. Habiendo esperado años a que volviera a hacerlo me faltó tiempo para encargar una acuarela con fondo y dos personajes. Y hasta ahí llegó mi capacidad de decisión. Le dije que hoy mandaría más detalles y no conté con un problema muy gordo: no sé qué pedirla. No sé qué pedirla porque básicamente lo quiero todo todo y todo y sdahdhaudsfdsjgffds y qué hago? QUÉ HAGO?

1. Algo de 20millones3. Qué? NO LO SÉ.
2. Algo de Acquaforte con Venecia de fondo. Qué? TAMPOCO LO SÉ.
3. Algo del western. Qué? JAJAJAJAJAJAJAJA ADIVINAD.
4. Otra cosa – sugerencias serias. No es que sugerir un retrato mío vestida con toda la parafernalia de general del ejército de ardillas voladoras de Oz no sea serio, pero, en fin. Sois mi única esperanza :(

(por cierto, al final cogí el mica

una ayuda para una pobre daltónica indecisa ._.

Por si la indecisión crónica que arrastro de serie no fuera suficiente, esta mañana mi jefe me ha obligado a cambiar mi fiel monitor cuadrado y pequeñito (con el que me llevaba bien por eso de tener la misma edad) por una monstruosidad panorámica que no consigo configurar ni a patadas. Todo es muy claro y luminoso o azul como los ojos de alguien con los ojos azules. Y lo peor es que ayer anunciaron las pre-orders para Madelinetosh en la tienda donde gasto, necesito tomar una decisión (aparte de thunderstorm en lace, baby, ven a mí) y YA NO SÉ DÓNDE VIVO EN LO QUE A COLORES RESPECTA.

El otro día cometí un error del que calculo que me arrepentiré entre tres meses y toda la vida: miré un hilo de cosas terminadas en el que también incluían cosas de punto. Y me encontré con esto. Conclusión inevitable: necesito aprender a hacer punto.

(No, punto y ganchillo NO SON LA MISMA COSA. El punto se hace con estas y es una puta pesadilla de cosa y el ganchillo con esto (o bueno, uno más pequeño, porque generalmente no se hace con las maromas de atar la barca de pescar atunes al embarcadero, como sugieren esos 10 milimetracos))

Como decíamos ayer, el que tengo en camino es el Betty Draper’s Blues. Vuestra misión, si decidís aceptarla (por favor, por favor, por favor, aceptadla) es ayudarme a decidir. Más o menos. O empujarme hacia una decisión vía la típica conversación de besugos en la que:

yo: ayúdame a decidir… A o B? (sólo que, como ya veréis en unos segundos, aquí la cosa no es tan simple como A o B)
tú: me gusta el B
yo: sí? el B?
tú: sí. el B.
yo: seguro? el B?
tú: el B, totalmente.
yo: …pues creo que voy a coger el A, al final, que me gusta más

Esto pasa tal que así, y negarlo no sirve de nada.

Todavía no sé si el azul de Betty sería para el borde y la filigrana o como color de fondo, así que si vuestra previsualización mental requiere de una distribución específica no dudéis en telegrafiármela con pelos y señales. Dicho esto, mis opciones son (todos estos colores son un poco menos saturados y algo más claros de lo que salen en las fotos):


Betty Draper’s Blues debería liarse con…


Blue Gingham
Calligraphy Celadon Denim
Dusk Gossamer Mica Smoke Stack
Alabaster White Wash Antique Lace Otro color? Las fotos de esta página son un poco más aproximadas en cuanto a saturación O ESO ME PARECE A MÍ EN ESTE MONITOR DEL DIABLO