Archive for the ‘cosas importantes’ Category

Una de pulpo con sorpresas

De vez en cuando JP y yo hacemos la compra en la sección de alimentos de Kaufhof, que viene siendo un poco el Corte Inglés alemán. En general, Kaufhof es carilla y tiene mucha chorradita gourmet, pero por otro lado también es la única tienda donde hemos visto corazones de pollo y además por un precio ridículo, así que últimamente, como hemos vuelto al régimen, nos pasamos por allí una vez a la semana a por nuestra bandejita de sabrosos órganos vitales que los compañeros de curro confunden con aceitunas.

Ayer, además, tenían pulpo y hoy nos tocaban calamares para comer. Una, que a veces habla sin pensar cuando se trata de meterse en berenjenales, exclamó “Anda! Pues tú nunca has probado el pulpo a la gallega que hace mi padre, no?”. Mi padre hizo la mili en A Coruña y hace un pulpo a la gallega de tirarse boca arriba en el suelo y menear las patitas a lo cucaracha borracha. Yo, como hija de mi padre, tiendo a pensar que eso debe andar en los genes (me pasa lo mismo con la tortilla de patatas, que me sale muy decente pero nunca tan buena como a él), así que metí la bandeja de pulpines en la bolsa muy ufana.

Primera sorpresa: no venían cocidos. Congelados, sí, pero no cocidos. Internet me dice que tengo que hervirlo una cantidad de minutos exacta antes de que se ponga duro después de ponerse blando después de ponerse duro y luego brasearlo en sus jugos a una temperatura aproximada de huevo de dragón valyrio después de siete horas en chimenea de leña de bosque de Narnia. No tengo horno y sigo buscando. Internet me dice que tengo que cocerlos en tres cazos, cambiándolos de cazo cada vez que el cazo vuelve a hervir, repitiendo tres veces y media, removiendo en el sentido contrario a las agujas del reloj y recitando las treinta últimas líneas de la carta a los Corintos al revés con acento checheno. Al final me limito a poner agua a hervir en mi único cazo y dios dirá.

Segunda sorpresa: parecía que no, pero venían enteros. Como estaban congelados hasta que no los descongelé no me di cuenta de que estaban, más que colocados en la bandeja, engurruñados en la bandeja, con los tentáculos cada uno de su madre y de su padre, las cabezas deformadas y diversos pedazos de pulpo que no quise mirar mucho. Mi microondas es una mierda y estaba aún medio congelado, así que tuve que despegar los tentáculos replegados dentro de los traumatismos craneoencefálicos del pobre cefalópodo. Muy gore todo. Ya sé que en teoría hay que cortar alrededor del pico de loro y sin más que tirar ya salen todos los órganos vitales, pero a estas alturas me daba más bien igual. O mejor dicho, podía ver órganos vitales esparcidos por el suelo de la cocina de aquí a casa del vecino. Me limité a cortar los tentáculos y hervirlos durante dos horas, momento en el que…

Tercera sorpresa: me dí cuenta de que no era todavía la hora de comer. Me había levantado a las 8 y me había puesto a descongelar, mutilar y cocer pulpo, sin pararme a pensar que a las 10 de la mañana iba a tener el pulpo ya cocido y no era plan de ponerme con las patatas.

Cuarta sorpresa: cuando el pulpo lo hace papi? Entre otras cosas me ahorro saber que, al cocerlo, la piel se suelta y se queda como una pasta gelatinosa alrededor del tentáculo que hay que arrancar a mano .__________.

Quinta sorpresa: nada como el pulpo español; después del hervor eso ya no eran tentáculos, eran hebras de lana marina.

Sexta sorpresa: ESTABA PARA MORIRSE, Y NO PORQUE LO HAYA HECHO YO. Pero una y no más, santo Tomás; cuando vaya en Semana Santa me llevaré el de mi padre en un tupper.

nanananananananana batmaaaaaaaannnnnnnn!

Era una noche oscura y tormentosa. Algo se movía en la penumbra, arañando el silencio de la madrugada. A pesar de su sueño profundo, JP se vio impulsado por una necesidad desconocida a abrir los ojos. Le costó varios minutos entender lo que estaba viendo. Sin más luz que la que proveían las farolas temblorosas, con su resplandor frío colándose por las juntas de las persianas, Adhara manipulaba con decisión el montón de cables a sus pies. No sabía cuánto tiempo llevaba allí, sentada al borde de la cama, concentrada en su labor. Parecía ausente, ignorante de cualquier cosa que no fuera la maraña de plástico de la que tiraba y tiraba, cada vez de un cable distinto. JP por fin se decidió a preguntar.

– Qué haces? – susurró, sin querer romper su concentración.

Sssshhhhhhhh – siseó ella, pidiendo silencio. Ni siquiera se volvió a mirarle mientras dudaba entre un cable y otro-. Estoy salvando el mundo.

Y esa, queridos pingüinos, es la razón por la que hoy os habéis levantado como si nada, desconocedores de que mientras vosotros dormís ahí estamos nosotros, los que trabajamos en la sombra, los que desactivamos bombas dormidos, asegurándonos de que al día siguiente hay otro amanecer.

No me lo agradezcais. Es mi trabajo.

i’m not much on rear window ethics.

La chica de la ventana opuesta a la nuestra es estudiante, imagino que de universidad porque ya está talludita, y vive con sus padres. No sé qué clase de padres serán pero si en mis tiempos de estudiante que vive con sus padres yo hubiera puesto la música a las dos de la tarde de un sábado tan alta como la pone ella a la una de la noche de un miércoles mis altavoces no habrían llegado al telediario de las tres. De vez en cuando y siempre entre semana organiza “fiestas”. Por “fiestas” quiero decir que invita a cuatro niñatas como ella a su habitación, dejan la puerta abierta para que papá y mamá puedan ver lo que hacen, abren la ventana, suben la persiana y bailan muy alemanamente (es decir, como si tuvieran un palo en el culo pero haciendo mucho ruido para que parezca que están en una rave salvaje) con la música a todo trapo. Estoy al otro lado de la calle con las persianas y la ventana cerrada y aún así las oigo.

Esta chica es además un tanto paranoica; si estamos en el balcón tendiendo a nuestra bola y nos ve por la ventana corre a cerrarlo todo como si estuviéramos filmándola para un episodio de “GirlsGermans gone wild”.

En estas estábamos ayer cuando opté por explotar esa paranoia y a la una de la noche me puse una sudadera, saqué la Olympus de la funda y me aposté sin disimulo alguno en el balcón, a sacarles fotos. Duraron minuto y medio de exhibición. Lamentablemente para ellas, una vez cerraron la ventana el puto coñazo que nos habían estado dando al resto de la calle reverberó dentro de su edificio y por fin un vecino cabreado le montó el pollo a su padre y su padre las dijo que cada una a su puta casa. Cuando se pusieron a despedirse a gritos cinco minutos después estuve a nada de estrenar los globos de agua, pero ya me daba pereza y además se fueron enseguida.

Hoy también he aprendido que el código para cuando un delfín te muerde con consecuencias mortales en una pista de patinaje sobre hielo es W5601xA/Y92331.

Y eso os contaré que se pueda contar.

una de consecuencias terribles

Cada vez que un aspirante a escritor/trapecista/domador de berberechos se crea su propia fanpage en Facebook, un niño se asfixia con un sugus. Por cada oleada de spam que manda en bloque a toda su lista de amigos, un niño se cae mientras corría con tijeras en la mano.

Cada vez que un aspirante a fotógrafo/trapecista/domador de berberechos se retumblea a sí mismo disimuladamente entre sus 20 retumbleos de otras cosas, casi como si no fuera él mismo, a ver si cuela, en algún lugar del mundo las mujeres lloran y los hombres se golpean el pecho gritando “Por qué?!” en sus respectivos idiomas.

Cada vez que un moderno que solía poner a parir ASoIaF (es que fantasy is for nerds) hasta hace seis meses se hace pajas posteando el opening como si fuera el fan más grande del mundo, Rorge y Biter se van de juerga con Ramsay Snow-Bolton.

Cada vez que un blogger normal y corrientucho de cualquier especialidad utiliza el plural mayestático refiriéndose al blog en el que sólo escribe él, un peligroso psicópata escapa del loquero más cercano y llama por teléfono desde el piso de abajo a una niñera inocente.

Cada vez que un aspirante a escritor se presenta diciendo “Estoy escribiendo una novela de fantasía con ideas completamente nuevas y una ambientación nunca vista”, Dios coge un gatito y le hace cosas terribles. Terribles.

En las inmortales palabras de Chema: “Luego no me llores”

one does not simply send their house pests into mordor

Conversación real como la vida misma, cual película de sobremesa de Antena 3:

Tantas de la noche. Adhi deja Dance en la mesita y apaga la luz. Atisba por el rabillo del ojo, al fondo de la habitación, una pequeña luz verde-anaranjada. La asociación más lógica del mundo* pasa por su mente. Luego se da cuenta de que es sólo la luz del cargador de Jaqen.

Adh: …jejeje… me pareció…. jejejeeeee……. ó.ò
JP: ? De qué hablas?
Adh: pues… ví esa luz y… jejeje… lo primero que pensé fue… que eran *bichos marchando con antorchas ó.ò
JP: ……………………………………………e iban camino de Mordor, no?

Ya habíamos activado el chivato nocturno. Hay audio del momento.

él vino a mí! mi tesssoro!

Hoy presento en sociedad TPN-ística al último retoño de mi familia electrónica (sin contar la báscula bipolar con desdoblamiento de la personalidad e instintos asesinos que compré la semana pasada -yo creía que los instintos asesinos me iban a dar a mí): Bastian Baltasar Bux. Bastian para los amigos, familiares y conocidos, “aparato del demonio” para otros que ya caerán, ya.

Me puede el amor. Qué os cuento primero? Las razones que me llevaron a querer comprarme uno? O cómo terminé no comprándome uno sino recibiéndolo como regalo? Es un regalo REGALAZO de varias personitas increíblemente adorables* (con capacidad nula para la confidencialidad, todo hay que decirlo xD). Cada vez que me lleno de amor por Bastian, que es algo que ocurre prácticamente cada vez que lo toco, que a su vez es algo que ocurre varias veces al día, se me salen los corazones por las orejas. Y veis esa funda personalizada? Además de genial y blandita por fuera pero rígida por dentro, es una ilustración exclusiva de Elisa Poggese para uno de mis proyectos originales. La frase de la contraportada es de Michael Ende. Es posible llevar más amor en el bolso?

Pues sí. Aunque Bastian no fuera un recordatorio constante de gente tan guay que da asco, aunque no tuviera funda personalizada, es una puta maravilla de chisme. Mi poco contacto con él antes de plantearme comprármelo había dejado claro que pesaba poco y que se podía llevar en un bolso o en una mochila. Mi madre se lo compró después de Navidad, pero yo no había vuelto a casa entre Navidad y Semana Santa, así que no había podido toquitearlo. Sobre el papel sonaba muy bien y entre enero y abril me fueron reconcomiendo las ganas (tanto que los antes mencionados benefactores tuvieron que sabotearse la sorpresa porque me estaba costando no encargarlo antes de Semana Santa). Ya sabiendo que iba a tener uno mío mío mío, los primeros días de Semana Santa usé el de mi madre, que a su vez lo tenía secuestrado mi hermana, que a su vez se va a comprar uno en breve.

(es que esto funciona así, como cuando Fer decidió leerse Juego de Tronos y la cosa se extendió como una plaga de ladillas en el instituto de Al salir de clase)

Y para cuando llegó el mío ya estaba totalmente enamorada del Kindle en sí, más allá de que el mío encima se llame Bastian y sea especial. Eso de ir leyendo en un avión alguna chorrada que te has descargado por curiosidad, aburrirte y poder cambiar a otro libro, o a otra docena? Lo de que la batería dure lo que quieras y más? El llevar siempre conmigo ASoIaF completa en inglés y en español sin necesidad de media docena de sherpas con sus respectivas carretillas? El descojono salvaje de encender el Text-to-Speech en un libro español y reirse del acento americano? Lo cómoda que es la pantalla para leer, sin la sensación de cansancio de un ordenador o una tableta (y esto lo dice una que se ha leido “Los miserables” en el móvil, así que la gente a la que le canse de verdad tiene que ver el cielo)? Y el subrayar un pasaje y que te lo comparta en Facebook o Twitter? Me muero de ganas de hacer el experimento y ver qué tal se adapta a betearle una novela a Fer :D

Amor, os digo. De la clase más pura y no adulterada que existe. Si mi amor se pudiera esnifar estaríamos todos flotando a la altura de un piso 20, amarrados con un lacito al buzón de correos.

No va a sustituir a los libros en papel en mi vida, pero sí va a reducir mucho la cantidad de mierdas en papel que acumulo en mi mini-piso o que termino donando o liberando a las 100 páginas (no vuelvas jamás, Neverwhere, porque la próxima vez no seré tan clemente…). A partir de ahora sólo calidad impresa. Sólo libros que lo merezcan en soporte físico. Curiosamente, la mitad de los libros que tengo en Bastian los tengo también de verdad.

Pero mientras, a hincharme a distopías adolescentes, relecturas y el gustazo de volver a leer en cualquier sitio, en cualquier momento y prácticamente lo que me apetezca <3 *aunque no sé qué pensar de esta personita que me regala cosas que son “aparatos del demonio” en su opinión ô.o

Grandes inventos #522

ESTO:

También conocido como “cubierta completa de la cadena de la bici”, o su nombre científico, “cacharraco maravilloso que impide que Adhi se la pegue espectacularmente y como bonus se rompa los vaqueros”.

Tengo una bici nueva adorable y genial (look at my bikeeeee, my bike is amazing! give it a liiiick! etc etc) que me compraron mis adorables y geniales tías cuando se pasaron por Frankfurt hace unas semanas. Todavía no la he hecho fotos pero es esta de aquí al lado. Es la primera que tiene el cacharraco maravilloso anteriormente mencionado y literalmente me ha salvado la vida. Cuando llegué a Frankfurt veía a mucha gente andando por la calle con la pernera de la pierna derecha remangada y siempre me preguntaba si sería una moda rarita alemana, como lo de los canis con riñonera (si un día tengo un grupo de música lo llamaré “chavs with fannypacks”). Cuando me compré la primera bici descubrí por qué de la peor manera posible: cruzando una carretera general entre tramo y tramo de bosque. La pernera del vaquero se me enganchó en la cadena pegué un frenazo del copón, casi me caigo de morros y por supuesto aquello no había quien lo sacara. Por suerte no soy dada a vaqueros de calidad y eso me salvó la vida *dramaramadindong*. Tiré de la pernera, la tela se rompió y pude bajarme y terminar de cruzar arrastrando la bici y la dignidad, antes de ponerme a mirar qué coño había pasado. Porque es que no me había pasado nunca, y eso que durante un par de veranos fui niña de pueblo adoptivo de esas que van en la bici de su primo a todas partes. Me gustaría poder decir que aprendí la lección, pero lo cierto es que pasó unas cuantas veces más (y eso que la vieja Firefly tenía cubierta, pero sólo por la parte de arriba y a mi capacidad mutante para ser muy torpe le gustan los retos). Pero no temáis, porque esos días se han ido para siempre! Si muero en bici no será una combinación de inercia brutal con vaqueros acampanados! Será por otra cosa totalmente distinta o tal vez bastante parecida! GRACIAS, HOLANDA!!

preguntas sin respuesta

– Por qué, Alemania?:

Visto en el supermercado de abajo de mi casa

– Quién coño me ha mandado un paquete de China por el que las putas aduanas y los jodidos transportistas quieren cobrarme 22 euros así por el morro, sin ser importación ni compra ni nada? Y a qué viene eso de cobrar 10 euros al día en concepto de almacenamiento? Mandan muchos tiranosaurios desde China? En algún lugar de Alemania hay un almacén lleno de réplicas a tamaño natural de la muralla?

– Dónde está el paquete que le mandé a Ald? Cómo se puede ver “Spanien” y leer “Frankreich”?

– Cómo es posible que un poster de Hannah Montana llevase dos semanas colgado en mi taquilla y yo no me hubiera dado cuenta? Cómo me puede decir S, cuando pregunto, que no me había dicho nada “por si acaso lo habías colgado en serio y te ofendías”?

– Si sólo dos personas hablan ruso en una oficina llena de alemanes, por qué los rusos son los únicos que hablan en susurros entre ellos? Por qué lo hacen justo detrás de mi silla? Me espía la KGB otra vez?

– Por qué me tomé a broma la maldición gitana que me echó Fer hasta que no postease la epopeya del “supermarket”? Hoy he dormido dos horas. Gracias, Fer.

It’s a pity I’m not feeling very bright

…mi empanada hoy es de tal calibre que acabo de ir al baño y hacer la de lavarme la cara sin quitarme las gafas antes.

Eso es todo, retomad vuestro día.

598,jk

Tía de Adhi: ah!!! preciosos. Bueno ya me has preparado la turné que nos vas a hacer en nuestra visita?
Adhi: si
os voy a llevar a7 5u5n 8pued66
eso es 6jp6665
hacien3d5o285 2el
tontoç6
292hfd
tengo un novio e.
spe
c
ialito

Lo dicho.