Archive for the ‘alemania’ Category

anteriormente en “adhi la caza-resfriados”:

– Estoy de vuelta en las Españas (ADIÓS ALEMANIA, ADIÓS) y yo qué sé. Pues eso. Llevo un mes aquí y ya me han quitado LaSexta3, que era como la mejor cosa del mundo y el único canal del que me sabía el número :(

– Tengo exámenes en dos semanas. La primera vez que escribí esta frase puse “un mes” con toda la inocencia y empanada mental que me caracteriza. Luego miré el calendario y ahora que ya he dejado de llorar puedo deciros que JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA corramos un insuficiente velo. Entre mudanza, viaje, descanso y demás he tocado sólo diacronía, muy simbólicamente. Eso sí, ya se me ha perdido mi boli del amor, una vez más, y encima pensé que la primera semana de evaluaciones era la primera semana de junio, pero es la última de mayo. Y así, niños, es como nos hemos plantado a 2 semanas de la evaluación y yo en bragas.

– Mi hermana se ha mudado y estuvimos ayudándola con las labores propias de las mudanzas, incluyendo fragoneta, sudor, sangre y donuts. Sorprendentísimamente la susodicha todavía no ha dejado de hablarme. Las últimas veces que ayudé a alguien a mudarse/montar/acarrear mesas del IKEA esos alguienes tardaron como mucho dos semanas más en decidir que mreeeeh, después de todo llevaban meses (ME-SES) harticos de mí y era mejor dejar de hablarme. Al principio pensé prosaicamente que la gente tiene mucho morro y ni un pelo de tonta, con eso de esperar a después de que me rompa las uñas por ellos para darme la patada, pero no negaré que la expresión “maldición sueca” ha salido en varias conversaciones en los últimos días. Por si acaso estoy siendo super maja con mi hermana, porque ya me he comprado el vestido para su boda, me queda muy bien y si me desinvita no voy a tener para qué ponérmelo. Mi vestido, gente. El amor hecho dos tipos de tela de dos colores distintos en un estilo muy resultón. Os lo enseñaría desde todos los ángulos con extendido detalle si no fuera porque estoy guardando el secreto, que para algo soy la hermana de la novia y aspirante a segunda en el rango de guapura del día en cuestión.

– Vía mi hermana también me ha entrado de repente todo el interés por las cremas y el maquillaje que no me entró a los 12 (15? 10? A qué edad empieza a pintarse la gente? De acuerdo con reddit si no llevabas sombra de ojos de purpurina y labios rojo pasión a clase en 3º de EGB es que tus padres eran hippies anti-cosméticos, y habrá un día en que me fíe de reddit para cronometrar el ritmo natural de la vida del hombre, pero hoy no es ese día). Como de costumbre con todas mis aficiones la teoría la llevo muy bien y la práctica muy mal. Tampoco ayuda esto de que en la lotería genética me timasen malamente y tenga todas las faltas posibles, pero se hace lo que se puede. Ahora mismo estoy centrada en reconciliarme con mi piel, que después de tantos años de negligencia todavía se acerca con mucho recelo cuando la ofrezco un poco de hidratante, pero mientras tanto ya sé hacer ojos ahumados! Y tengo más de una brocha! Y las lavo y todo! EL OTRO DÍA ME DIBUJÉ PÓMULOS, ASÍ COMO OS LO CUENTO.

(holaquétal, estoy en instagram. sorpresa! para algunos! puede!)

Subí 20millones3 a Amazon, pero creo que con eso ya os he dado la chapa a todos MÁS QUE DE SOBRA.

tell them i ain’t coming back

Durante estos cuatro años y medio me he hartado de odiar cosas sobre Frankfurt, pero ahora que ya casi puedo saborear el glorioso olor a gasolina del Airbus de LAN que me llevará lejos de este agujero y sin billete de regreso (bueno, es una forma de hablar, porque salía más barato comprar billete de ida y vuelta, pero ya me entendéis) puedo respirar hondo y decir que vale, que no todo ha sido 100% malo y horrible, y como muestra una pequeña lista de las cosas que SÍ que voy a echar de menos de Alemania:

– Gente. Alguna gente, no nos volvamos locos, pero me llevo a un puñado de personitas encadenadas en el Facebook para los restos. Mención especial: sólo de pensar en decirle adiós a F se me encoge el alma, porque en unos días ya no podré hacer eso de abrirla ventana del messenger diciéndola que nos encontremos en las escaleras porque necesito un abrazo. Dolor de alma, lo que os estoy contando.

– El pollo al teriyaki del Iimori, el pastel desmigado de Cookie in the Box, que las vio venir y desapareció hace meses para que la despedida no fuera tan cruenta, la pizza de espinacas y huevo del Napolimania y LA CARTA AL COMPLETO DE LA DIM SUM HAUS. Ojalá entrega a domicilio inter-europea.

– A mi casero? Siento que es un poco pronto para decir esto con convicción, porque ahora mismo estamos en ese clásico momento de inquilino en el que no estamos seguros del todo de si va a intentar timarnos el depósito, pero hasta ahora ha sido un casero de 10 (por favor, señor casero, no me joda la imagen resplandeciente que tengo de usted a estas alturas del cuento)

– Lo a mano que está toda Europa/chez JP desde aquí, aunque Lufthansa y yo ya no nos llevemos tan bien como antes.

– Mainova. Con lo cutres y mal organizados que son los alemanes, hay que joderse que la única compañía con la que puedo decir que nunca he tenido problemas gracias a su incompetencia es la eléctrica, que se supone que en todos sitios es el lobo malo del cuento.

– Algunas tiendas de lanas, porque dios me asista como quiera conseguir Madelinetosh en Santander >.< …Y ya. 5 puntos! Os quejaréis! Le puedo ver la parte buena a cualquier cosa después de esto!

Crónica de una ruptura

A principios de año podía hacer ida y vuelta Frankfurt-Bilbao por 163 euros. Para 2014, el billete más barato son 305 y tienes que volar a Düsseldorf y desde allí coger un tren. Si quieres hacer Bilbao directo, se te pone la broma en cerca de 500 carapanes.

Y esta es la triste y breve historia de cómo Lufthansa dinamitó una de las pocas cosas que aún me gustaban de Frankfurt.

(no digo que no volvamos a enrollarnos cuando no quede más remedio y esté desesperada, línea Frankfurt-Bilbao, pero espero que sepas que me bajaré las bragas sintiendo absoluto desprecio por ti y tus fideos fríos)

si Mahoma no va a Mordor…

Esta es una historia sin final feliz a la vista, de mucha violencia y tensión psicológica.

Seguimos sin que nos arreglen la calefacción. Como sabéis la mayoría, el 21 de septiembre volvimos de Santander y la calefacción estaba encendida. Eso no nos sorprendió porque los alemanes, en un despliegue de alemanidad, encienden la calefacción cuando se acaba el verano (literalmente el día que se acaba el verano) y la apagan cuando empieza la primavera, llueva, truene o llegue una nueva era glacial. Lo malo era que juraríamos haberla dejado apagada. Lo malísimo era que, como comprobamos al cabo de unos días, técnicamente debería estar apagada pero no lo estaba. No lo estaba para nada. Estaba bloqueada en el máximo. Y ahí empezó la odisea de llamadas y citas canceladas y “ya te atenderemos en otro momento, que hay pobre gente por ahí a la que no le funciona la calefacción! Y estamos a 2 de octubre! Hace como 20 grados, ya han perdido tres dedos por efecto de la congelación!”.

Desde el amor os digo, a los frioleros, que dejéis de tocar los cojones, lo vuestro se arregla con una puta manta.

Total, que llevamos mes y medio muriéndonos un poco. Todas las noches nos enfrentamos a la misma decisión de mierda:

– Dormir con la ventana abierta para poder respirar pero disfrutar de todos los ruidos de la calle, incluyendo la carrera de fórmula 1 de todas las noches Friedberger arriba y Friedberger abajo

– Dormir con la ventana cerrada:

Y es un coñazo de decisión, gente. Da igual que le estemos pagando la universidad y el apartamento en Marina D’Or a la plantilla de Nivea, se nos está cayendo la cara y a estas alturas podría arrancarme el hígado o cualquier otro órgano y meterlo en una bolsa de ciruelas pasas y nadie se daría cuenta y ALGUIEN SE COMERÍA MI HÍGADO. Añadid a eso que aquí no se puede hacer nada de forma directa y tenemos que pasar por tres intermediarios para suplicarle a un señor que venga a arreglar la ruedecilla y nos libre de este sufrimiento, y podéis imaginaros la esperanza en nuestros dulces ojillos cuando esta mañana pareció que la cosa era arreglable.

Pero no. Por supuestísimo que no. Porque por lo visto nuestro radiador precede al edificio, en plan monolito lunar, y nadie sabe qué marca es ni qué compañía los fabricaba, ni siquiera si todavía existe. Así que tenemos un radiador rebelde, vintage y extraterrestre, todo en uno. Si me traéis algo frío os hago descuento en la entrada.

(El NaNo bien! Al día! Sorprendentísimamente!)

echando de menos a la SGAE (sí, en serio)

Si vivís o habéis visitado Alemania e intentado ver casi cualquier cosa en YouTube, estaréis familiarizados con este pedazo de mierda:

Traducción: Somos un país de putos pelmas que ni comen ni dejan comer

La GEMA viene siendo la hermana mayor, abusona y porculeramente activa de la SGAE. Mientras la SGAE se limita a dar por saco de vez en cuando y a dar mucha risa a la vez, la GEMA es omnipotente, omnipresente y omnipesadaquetecagas. Te bloquea YouTube y Grooveshark y las ganas de vivir, deja que bufetes de abogados te chantajeen si te bajas un mp3 raquítico (ask me how i know) y en general está ahí para que Adh le coja todavía más cariño al alemán way of life. Yo pensaba que el colmo de la ridiculez era que bloquearan los vídeos oficiales que los propios artistas cuelgan en sus propios canales (…), pero al parecer no. Ni de lejos.

Pongamos que tienes la desgracia de vivir en Alemania y haces una fiesta de cumpleaños. Como no te puedes permitir pagar por un piso decente y cuando ven que eres de fuera los caseros te ignoran o te timan, vives en un estudio de 30 metros cuadrados, así que sólo invitas a gente cercana. Todos se conocen entre ellos. Enhorabuena! La GEMA considera esto un evento privado, así que puedes poner música sin pagarles una pasta por hacerlo! (Pero más te vale no querer enseñarles el último vídeo oficial de Within Temptation en su canal de YouTube. Estos artistas comunistas de mierda son peores que los piratas)

Mientras tú y tus cuatro amigos os turnais por ver quién se sienta en el sofá, suena el timbre. Es un vecino nuevo y quiere saber si le puedes prestar un par de cucharillas de yogur porque los del camión de la mudanza le han perdido la caja de la vajilla (aunque obviamente los de la mudanza, siendo alemanes, dicen que la culpa es suya por no haber llevado la vajilla él, así que además de dejarle sin vajilla le han multado). Tu vecino no está sordo y oye la música. Tu vecino no conoce a los invitados, o conoce a dos o tres porque comparten camello, o dios sabe qué otro horrible faux-pas social, pero todavía no había pasado a presentarse por tu casa.

*drama button*

Tu fiesta es ahora un evento público y como tal tienes que pagar a la GEMA o atenerte a las consecuencias. Pero no te preocupes! Si al año siguiente invitas a los mismos cuatro amigos (pero ojo! tienen que ser los mismos!) y decides extender la invitación al vecino ya no pasa nada, porque todos se conocen entre sí.

Y esto, queridos amigos, es lo que yo llamo lógica alemana en estado puro*. Me gusta imaginarme a un señor de la GEMA viniendo a tu casa a interrogar al vecino y a los invitados, en plan esos señores de inmigración que te examinan para ver si tu matrimonio es de verdad. “Ah, así que usted conoce a este invitado? Veamos, cuál es su color favorito? Qué opinó del final de Lost? Cómo era la relación con su tía abuela?”.

Si tenéis más de tres fallos entre los seis, tu fiesta es un evento público y tú un criminal de la peor calaña.

(la parte donde dice “lógica” siempre es figurada si va seguida de la palabra “alemana”)

share this dragon. if you do, lucky end for them and you

Esta mañana nos hemos pasado por la tienda de Oxfam porque, aunque no se lo haya dicho a JP con esas palabras exactamente, desde que volví a trastear con las manualidades estoy de un hoarder que asusta. Iba con la idea de buscar algún libro viejo-pero-no-valioso con ilustraciones monas que carroñear, y me fijé en éste simplemente porque la encuadernación me recordaba a uno de mis Peter Pan.

No tenía ilustraciones, pero sí una tipografía muy resultona.

Así que mientras me imaginaba cientos de ATCs con distintos efectos para sacarle partido lo hojeé un poco, por si acaso me llevaba sin quererlo una plaga de langostas al piso. (Cuidadín con qué libros usáis para estas cosas, por cierto, a ver si va a venir Anne Rice con la vara) Bichos no había.

De repente ya no era un libro con una tipografía bonita sino un baúl de los tesoros en potencia. “Que haya fotos. Que haya notas. Cosas, cosas!” gritaba mi Gollum interior. Al final, sólo tréboles de cuatro hojas. Pero no uno, ni dos, ni tres.

Hay por lo menos quince o veinte más, todos tan secos que si soplo se romperán. Armas de superstición masiva, chavales.

“los pelos como escarpias I” – una selección salchichera e incompleta, por adhara phoenix

Entre tanta cosa fea este año también ha habido un par de puntos brillantes, y hoy me centro en uno en concreto: el regreso de Grooveshark. Para los que no estéis al tanto, dentro de la larga lista de cosas en las que Alemania se hunde con todo el equipo está la GEMA, que viene a ser como la SGAE pero más porculera. SÍ, MÁS PORCULERA, LO REPITO EN MAYÚSCULAS PORQUE SÉ QUE NO ME CREERÉIS.

Que quiero ver el Gangnam Style en YouTube? Cartelito de la GEMA diciendo que verdes las han segado. La escena de Under your spell de Once More With Feeling? Nope. Fanvids? JAJAJAJAJAJAJAno. En el colmo de la tontería, si Within Temptation cuelga su propio videoclip de su propia canción en su propio canal oficial y lo anuncia en su propio Facebook, da igual, porque la GEMA va a decir que no tienen derecho a hacerlo y lo va a bloquear.

Alemania, siendo más papista que el Papa y llevándose la última palabra por sus santos cojones desde 1871.

Durante un tiempo pareció que Grooveshark iba a salvarse de la quema, pero eventualmente cayó y caparon el acceso. Hay truquillos por ahí rondando para oirlo desde el móvil, o supongo que siempre queda usar uno de esos proxy mitológicos de los que me habla la gente, pero ninguna de esas opciones servía para la oficina y durante muchos meses hubo un agujero de luto en el lugar de mi alma que había dedicado a mis playlist. Y entonces un día, hace unos meses, GROOVESHARK VOLVIÓ. Y HUBO PIRULETAS, Y UNICORNIOS, Y PONICORNIOS, Y CELEBRACIÓN A LO LARGO Y ANCHO DEL PAÍS.

O no. Porque por alguna clase de magia japonesa sólo me funciona desde la oficina. Pero como en la oficina es donde más escucho música aceptamos barco y pulpo y lo que haga falta. Y para celebrarlo he elegido, así sin orden ni concierto ni lógica alguna, un puñado aleatorio de algunas (no están todas las que son pero blablabla ya sabéis) de las canciones que me dejan lela y con tembleque cuando el shuffle me las pone a traición, que además quedan muy monas a la hora de rellenar un blog totalmente falto de contenido como puede ser este. Espero que os gusten porque es lo que hay de cena :D

(Disclaimer: al contrario que el señor Robles yo no soy adicta a la música, así que no esperéis grandes descubrimientos ni sesudeces. Soy más simple que una sopa de Avecrem xP)

Once There Was a Hushpuppy by Benh Zeitlin, Dan Romer

Golden Boy by Natalie Merchant

Human by Ellie Goulding

La ciudad de los muertos by Ismael Serrano

U-turn (Lily) by Aaron

Jocasta by Noah and the Whale

On Your Porch (Acoustic) by The Format

Terra’s Theme (Final Fantasy VI) by 植松伸夫

Melt by Phil Roy on Grooveshark

Code Monkey by Jonathan Coulton

The city below the citadel

La primera vez que vine a Niederrad, a hacer la entrevista, era abril o mayo. Veníamos tres, un chico, otra chica y yo, muertos de hambre porque mi antigua agencia nos había tenido unas cuantas horas cruzados de brazos en sus oficinas. Yo tenía la suerte de estar quedándome con Elenis, pero ellos dos habían venido sólo para el día y estaban ya para el arrastre. Igual por eso les llevé ventaja y sólo me cogieron a mí. Mi primera impresión fue que el sitio no sonaba para nada como me había descrito Elenis (principalmente porque, como descubrimos luego, no estábamos hablando de la misma sede de Nintendo xD), y que qué edificios más tochos. No había más que edificios tochos de oficinas. Más adelante descubriría que Niederrad es, en realidad, un escenario de apocalipsis zombi después de las seis de la tarde y todo el fin de semana. Os acordáis de Miranda en la película de Serenity? Tal cual.

Pero todo muy tocho.

Después de las horas de espera en la Agencia del Mal (no sé dónde andarán ahora esos malnacidos, pero estamos hablando nivel de escoria “cúpula del PP”) también nos tocó esperar un buen rato en la recepción. Me acuerdo de ver pasar a gente que luego serían mis compañeros, y también del infarto que me dio cuando pasó por delante una chica idéntica a Holly, la gótica del Averno de la granja. Estuve a punto de dar media vuelta allí. Por fin nos subieron a la cocina del piso 15 a seguir esperando. Hacía un día soleado y muy primaveral, estaba todo verde y nada más mirar por la ventana le mandé un sms a alguien. “Desde aquí se ve la selva”, decía. Me gustó la vista.

Lo del apocalipsis zombi tiene, como toda película de zombis que se precie, su componente de parábola sobre el barrio. Es un barrio muy tocapelotas para todo lo que no sea teclear en tu cubículo, y para teclear en tu cubículo a veces también da por culo. En mi caso fue porque después de aquel primer día de entrevista el único momento en que pude disfrutar de la vista era cuando iba a la cocina. He cambiado de sitio tres veces desde entonces: las dos primeras dentro de la misma zona, la del centro, donde no llega el aire, ni la luz, ni las ganas de vivir.

A la tercera, hace dos semanas, por fin me ha tocado ventana. Es todo lo que siempre había querido de este departamento.

Sacada desde la cocina, claro

WHY IS THE RUM GONE

Como soy torpe nivel olímpico, el otro día jugué cinco minutos con el sobrino de JP y me dio tiempo a hacerme daño en la mano. La derecha. La que necesito para escribir en los exámenes y sujetar los mandos y las consolas en el curro y menear el ratón y todas esas cosas sin las que no puedo vivir? Esa. Tiene extra de coña porque justo ese día por la mañana habíamos estado hablando de cómo la jefaza de Louisa May Alcott había aprendido a escribir con las dos manos para no perder tanto el tiempo, pero a mí lo único que me sale con la izquierda es agarrarme a la barra del tranvía y a veces ni eso.

El dedo me sigue doliendo. Ayer cometí el error de entrar en internet y, por supuesto, todas las páginas me dijeron que primero se me caería el dedo, luego la mano y luego me moriría entre horribles sufrimientos y de paso iría al infierno por estar podrida por dentro y por fuera, así que hice de tripas corazón y me fui al médico después del trabajo. Sala de espera llena en un complejo maxi-médico de esos que tienen dos pisos de consultas de todo tipo. Esto ya lo he comentado en twitter y creo que en algún post anterior, pero allá donde haya un alemán sentado también estarán sus cosas ocupando el asiento de al lado. “Pues haz ademán de ir a sentarte tú y las quitarán”, me decís, almas cándidas de lugares más civilizados. Pero aquí, si haces eso, el alemán de turno pone un brazo sobre sus cosas para protegerlas y atrévete tú a tocarlas. Como no tenía ganas de que se me terminase de caer el brazo mientras le explicaba al señor policía que vendría a ver por qué le había hecho tragar a alguien un paraguas que sí, soy extranjera y por tanto es todo culpa mía, TODO, esperé. Y esperé. Y esperé casi que para nada, porque la visita médica en sí fue tal que:

Adh: *se come la silla al entrar y le da la mano mala a la médico, que la estruja con firmeza* pues es que me hice daño en estos dedos y ahora como que están un poco dormidos y bueno, estoy preocupada y como trabajo en una oficina sosteniendo cosas igual estoy haciendo algo que lo empeora…
Médico: *estruja el dedo* los dedos tienen articulaciones que se doblan. A veces nos hacemos daño. Te va a doler dos semanas. No hay nada que hacer.
Adh: …pero me duele y se duerme y estoy un poco preocupada…
Médico: Se dormirá por tu postura. Algo más?

Ya que estábamos le conté que me duele la cadera desde hace meses y que sé que mucha culpa la tiene que sea una foca obesa, pero que así no hay dios que haga ejercicio para perder peso (Y YO QUIERO CORREEEEEEEER T_____T) porque a ver si voy a terminar con el fémur haciéndome cosquillas en la oreja. Me dijo que fuera a hacerme radiografías y volviera a verla pero que la semana que viene no estaba en la oficina. Le dije que de todos modos la semana que viene yo tengo exámenes.

Conclusión de la visita, en porcentajes:

Discusión de los problemas médicos que me van a llevar a la gangrena de cuerpo entero: 20% de la visita
Discusión de qué estudio, y dónde, con la mierda de alemán que tengo (eso no lo dijo pero vaya, no se notó ni nada), y qué coño hace una universidad española en Frankfurt (poco, señora, hacer hace poco, la verdad) y sorpresa generalizada porque haya universidades españolas (dele usted tres años más al PP y ya veremos si queda alguna): el resto.

Así que ahora sé que me he vuelto adulta, porque todos los adultos son piratas y yo voy a tener pata de palo y garfio A LA VEZ. DE ESTA ME DAN GALEÓN PROPIO COMO POCO.

REDRUM

Juro que no lo he hecho adrede, pero Todos los Santos me ha pillado leyendo El Resplandor por primera vez en la vida. No lo meto en la nevera como otros porque en mi nevera no hay sitio para todo, pero ahí le anda. Con este contexto por delante, imaginaros la situación:

31 de Octubre, Frankfurt, sobre las siete de la tarde. Nuestra heroina ultima los detalles del NaNo con bastantes nervios por todos lados porque lleva unos días un poco pachucha, la señora de la 217 no se puede dar una ducha como la gente normal y mañana se va a Londres (nuestra heroina, no la señora de la 217), que si bien es un sitio que no le motiva demasiado va a estar lleno de gente muy guay este puente. El silencio es de invierno cerrado; es de noche, hace frío y por la calle no pasa ni un alma. De repente un timbrazo rompe la tranquilidad de Facebook y del novio que juega al FIFA. Inmediatamente después, dos golpes fuertes en la puerta, de cosa cabreada.

Nuestra heroina pega un bote, pensando que es la policía otra vez, y corre a abrir. Cuando está a punto de girar la manilla se lo piensa mejor. Debería mirar? A nuestra heroina no le gusta mirar por las mirillas ni a los espejos de noche, pero toma aire y acerca la cara a la puerta, conteniendo la respiración, imaginándose un ojo al otro lado…

Nada.

Intrigada, abre la puerta y…

BAM! DOS PEQUEÑOS HIJOS DE PUTA DISFRAZADOS DE HIJOS DE PUTA GENÉRICOS, EN SU PUTA CARA!

Mañana en la guardería serán los heroes del patio, cuando cuenten cómo la treintañera (;___;) del tercero B gritó como una niña al verles.

(Me duraron las pilas 10 minutos, por la adrenalina y la vergüenza de no tener absolutamente nada que darles, porque ni se me había ocurrido que viniera alguien a pedir dulces. Cuando subí a darles un par de paquetes de palomitas de microondas y volví me ha entrado una llorera de 10 minutos de la que JP ha sacado fotos. Y cuando llamo a mi mamá para que me consuele no me lo coge nadie)

Queredme un poco.