nanananananananana batmaaaaaaaannnnnnnn!

Era una noche oscura y tormentosa. Algo se movía en la penumbra, arañando el silencio de la madrugada. A pesar de su sueño profundo, JP se vio impulsado por una necesidad desconocida a abrir los ojos. Le costó varios minutos entender lo que estaba viendo. Sin más luz que la que proveían las farolas temblorosas, con su resplandor frío colándose por las juntas de las persianas, Adhara manipulaba con decisión el montón de cables a sus pies. No sabía cuánto tiempo llevaba allí, sentada al borde de la cama, concentrada en su labor. Parecía ausente, ignorante de cualquier cosa que no fuera la maraña de plástico de la que tiraba y tiraba, cada vez de un cable distinto. JP por fin se decidió a preguntar.

– Qué haces? – susurró, sin querer romper su concentración.

Sssshhhhhhhh – siseó ella, pidiendo silencio. Ni siquiera se volvió a mirarle mientras dudaba entre un cable y otro-. Estoy salvando el mundo.

Y esa, queridos pingüinos, es la razón por la que hoy os habéis levantado como si nada, desconocedores de que mientras vosotros dormís ahí estamos nosotros, los que trabajamos en la sombra, los que desactivamos bombas dormidos, asegurándonos de que al día siguiente hay otro amanecer.

No me lo agradezcais. Es mi trabajo.


  • Cos

    September 22nd, 2011

    JAJAJAJAJAJAJAJAJA AY XDDDDDDD

  • No trackbacks yet